logo Fundación Gustavo BuenoFundación Gustavo Bueno

 
SDCMMXIX

José González Tejada, Historia de Santo Domingo de la Calzada, Abrahán de la Rioja (1702)

 

Libro segundo. De los milagros, que obró Dios por intercesión de Santo Domingo, después de su muerte. De los progresos, y aumentos de la Iglesia del Salvador, y grandeza, que ha llegado a tener. Y la fundación, y aumentos de la Ciudad de Santo Domingo de la Calzada

Capítulo nono

Continúanse los progresos de la Santa Iglesia, y Ciudad de Santo Domingo

§. I
1403

1. En el año de mil cuatrocientos y tres Sancha Ruiz, mujer de Gutierre Toledo, vecinos ambos de Villalobar, hizo donación a nuestra Santa Iglesia de una heredad en el Vado de Somsoto, y unas casas en la Calle de Barrio Viejo, en la Ciudad de Santo Domingo. (A) 1405 En el de mil quinientos y cinco en Valladolid a veinte y dos de Mayo el Rey de Castilla, y León Don Enrique Tercero confirmó a nuestra Ciudad el Privilegio de poder nombrar sus Escribanos públicos. (B) En el de mil cuatrocientos y siete a diez y nueve de Diciembre el Rey Don Juan el Segundo de Castilla, y León, estando en Guadalajara, confirmó por su Privilegio Rodado a nuestra Santa Iglesia todos sus Privilegios. 1407 (C) En el de mil cuatrocientos y diez y ocho en la Ciudad de Santo Domingo de la Calzada a veinte de Mayo la dicha Sancha Ruiz donó a nuestra Santa Iglesia todas las muchas heredades, solares, y casas, que tenía en el Lugar de Villalobar. (D) 1418 Y en este mismo año el dicho Rey Don Juan el Segundo dio su Real Privilegio, confirmando la venta, que en el año de mil trescientos y ochenta y nueve le hizo a nuestra Ciudad de dicho Lugar de Villalobar, en quien desde entonces goza la Ciudad Señorío, y vasallaje. (E)

1422

2. Deseando el Papa Martino Quinto el mayor lustre de nuestra Santa Iglesia, la Mayor hermosura, y perpetuidad de su vistosa fábrica, y el mejor adorno, y asistencia del Culto Divino en ella, concedió a su fábrica benigno la cuarta parte de todas las limosnas, que se pidiesen por todo el Obispado de Calahorra, y la Calzada, (F) y así se ha ejecutado hasta hoy, como también lo mandó observar Don Juan de Quiñones, de que adelante hablaremos. Despachóse la Bula en Roma a veinte y siete de Abril, año de mil cuatrocientos y veinte y dos, que fue el quinto del Pontificado de Martino; 1424 y el mismo en trece de los Idus de Abril, confirmó todas las libertades, inmunidades, Indulgencias, Privilegios dados por los Sumos Pontífices, sus Predecesores, a las Santas Iglesias Catedrales de Calahorra, y Santo Domingo de la Calzada, unidas ad invicem, llamándolas un Cabildo, que aun se estaban unidas. Despachóse la Bula en el año de mil cuatrocientos y veinte y cuatro. (G)

1441

3. En la Villa de Covarrubias a cuatro de Noviembre del año de mil cuatrocientos y cuarenta y uno el dicho Rey Don Juan el Segundo por los motivos que abajo pondremos, ordenó, y mandó, que nuestra Ciudad en ningún tiempo, ni por ninguna causa, ni motivo fuese enajenada de la Corona Real. Dice así el instrumento. (H) E que yo, nin los otros Reyes, que después de mi fueren, non vos podamos [243] apartar, nin seades apartados de la dicha mi Corona Real; mas que siempre finquedes, e seades, e estedes en ella, e para ella, e que vos non pueda, nin puedan vender, nin empeñar, nin cambiar, nin donar, nin enagenar, en Iglesia, nin en Monasterio, nin en persona de Orden, nin de Religión, nin en Infante, Príncipe, nin Infanta, nin Princesa, Duque, nin Duquesa, Conde, nin Condesa, nin en Perlado, nin Cavallero, nin en otra cualquiera persona, o personas, de cualquier estado, e condición, preheminencia, o dignidad, que sean, aunque sean Reales, e de estirpe, en ayuso, e dende arriba, por título alguno honoroso, nin lucrativo, nin por causa alguna, por urgente que sea, o ser pueda, &c. Pone las ordinarias clausulas, y firma con otros, muchos de su Corte.

1442

4. Después hallándose dicho Rey en Valladolid a veinte y uno de Marzo del año de mil cuatrocientos y cuarenta y dos, mandó despachar su Privilegio Rodado, en que confirmó esta gracia. Pone las palabras siguientes, que manifiestan los motivos, que tuvo para hacerla, que son de mucho lustre para nuestra Ciudad. E yo el sobredicho Rey Don Ioan, conociendo la mucha, e buena lealtanza, e fianza, que yo en vosotros (habla con nuestra Ciudad) e faltado, que en algunas cosas, que la ove menester en los tiempos pasados, e por cuanto afán avedes avido por me ser leales, e guardarme servido. E por vos dar, galardón de esta lealtanza, e fineza. E porque entiendo, que cumple así a mi servido, e a bien común de mis Reinos, e a honor de la mi Corona de ellos. E por algunas causas, e razones, que a ello me movieron, e mueven, e de mi proprio motu, e cierta ciencia, e poderío Real, ordenando, e aun absoluto, si necesario, e cumplidero es, de el cual quiero usar, e uso en esta parte. E por honor, e reverencia del Bienaventurado Santo Domingo de la Calzada, Confesor, primer Fundador, y Edificador de la dicha Ciudad, cuyo Cuerpo Santo, en la cual está Sepultado. Tovelo por bien, e por esta mi carta de Privilegio, &c. Firma el Rey con muchos Obispos, y Caballeros. Guardase en el Archivo de la Ciudad en pergamino. (I)

(A) Arch. Eccl. Calc. lit. D.

(B) Arch. Civit. Calceat.

(C) Arch. Eccl. Calceat. lit. P.

(D) Arch. Eccl. Calceat. lit. D.

(E) Arch. Civit. Calceat.

(F) Arch. Eccl. Cal. lit. O. num. 1.

(G) Arch. Eccl. Cal. lit. J. Unum capitulum, invicem, facientium.

(H) Arch. Civit. Calc. Cax. 12.

(I) Arch. Civit. Cal. ubi sup.

§. II

1. Por parte de las dos Iglesias Catedrales de Calahorra, y la Calzada unidas, se hizo relación al Papa Nicolao Tercero, que en todas, o en las más Iglesias de estos Reinos de Castilla, y León había una Dignidad llamada Maestre-Escolia; y que en dichas dos Catedrales unidas no la había; siendo así, que eran (dice la Bula) de las mas insignes, y notables entre las otras de dichos Reinos. Suplicósele, que se dignase de erigir en ellas esta Dignidad: a cuya propuesta, y súplica inclinado el dicho Sumo Pontífice Romano, erigió dicha Dignidad de Maestre-Escuela, para las dos dichas Iglesias de Calahorra, y Santo Domingo de la Calzada: y con este título en ambas, mandó su Santidad, que la primera Canonjía, que en cualquiera de las dos Catedrales unidas vacase, se suprimiera, y se agregase a dicha Maestre-Escolia; y también hasta cien ducados de los préstamos, que en este Obispado vacasen. Gobernó Nicolao Quinto desde el año de mil cuatrocientos y cuarenta y siete, hasta el [244] de mil cuatrocientos y cincuenta y cinco. (B) Dio a esta Dignidad todas las preeminencias, y exenciones, que gozaba la Maestre-Escolia de la Santa Iglesia Catedral de Sigüenza, y proveyóla en Don Juan de Medina, Bachiller en Derechos. Murió el Papa Nicolao antes que vacase Canonicato, ni ración alguna de las dos Iglesias unidas; y los Papas, que le siguieron prohibieron las incorporaciones, y anexiones de Prebendas, con que se quedó esta Dignidad sin dote alguna, hasta que ascendió a la Silla de San Pedro Julio Tercero; y llegado el segundo año de su Pontificado, 1451 que fue el de mil cuatrocientos y cincuenta y uno, mandó despachar Bula en el Palacio de San Pedro de Roma a diez y nueve de Abril, en que ordenó se cumpliese lo determinado por dicho Papa Nicolao V, (C) con que habiendo vacado una Canonjía en nuestra Iglesia por muerte de Miguel de Ocio, se anexó a esta Dignidad; y hallándose vacos los préstamos, de las Villas de Villoria, y Antoñana, se le adjudicaron también, disponiendo la Divina Providencia, que quien había de ser ordinariamente Presidente de nuestra Iglesia por ausencia continua del Deán, tuviese su renta en la Iglesia, y lugar, de quien dejamos averiguado, fue natural nuestro Santo, a quien por la Presidencia sucede el Maestre-Escuela en su Iglesia.

2. Quisieron impedir la limosna, que se pedía para nuestro Santo, y fábrica de su Iglesia en el Señorío de Vizcaya, y Condado de Álava, y sabido por Don Pedro de Aranda, Obispo de esta Diócesis, y Presidente de Castilla, por los Reyes Católicos Don Fernando, y Doña Isabel, dio despacho, mandando, que el Bacín de la limosna de Santo Domingo de la Calzada (así llama a la Caja, que lleva el que pide la limosna) ande siempre primero, que otro alguno; y que a la fábrica de nuestra Santa Iglesia se le pague la cuarta de todas las limosnas, que se pidieren en este Obispado, 1482 hasta de la Redención de Cautivos, como lo tiene de costumbre antigua, y concedido por Bulas Apostólicas, como a Madre Iglesia. Así dice el instrumento, el cual se despachó en Santo Domingo de la Calzada a diez y siete de abril del año de Cristo de mil cuatrocientos y ochenta y dos.

1510

3. En el año de mil quinientos y diez la Reina de Castilla, y León Doña Juana confirmó a nuestra Ciudad el Privilegio de no pagar portazgo sus vecinos, y otros Privilegios antiguos. Este se despachó en Madrid a cuatro de Diciembre de dicho año.

§. III

1. Habiendo pasado por nuestra Ciudad la dicha Reina Doña Juana, y visitado el devoto Santuario de nuestra Catedral, y Sepulcro de nuestro Santo, inclinándose tiernamente a su devoción, y hallándose en la Ciudad de Logroño después, mandó dar su alvalá Real para que los vecinos de nuestra Ciudad no pagasen el tributo, que se llama Moneda Forera. 1512 Despachóse a dos de Setiembre del año de mil quinientos y doce. Después hallándose en la Ciudad de Burgos, a nueve de Octubre de dicho año confirmó por su Real Privilegio Rodado esta merced al Concejo (dice) Iusticia, Regidores, Caballeros, Escuderos, Oficiales, [245] e hombres buenos de la Ciudad de Santo Domingo de la Calzada. Cuyo instrumento original en pergamino se conserva en el Archivo de nuestra Ciudad. (A)

2. La misma Reina dio privilegio a nuestra Ciudad para que en las dos ferias, que con antiguos Privilegios Reales en ella se celebran día de la Purísima Concepción de nuestra Señora María Santísima, y en toda su Octava la una, y la otra el día Domingo quinto de Cuaresma, y en sus ocho días siguientes, y en el Mercado, que también se hace en ella todos los Sábados del año, pueda nuestra Ciudad hacer lo que mejor le esté en orden a franquear, o no de dichas ferias, y mercados. 1513 Otorgóse año de mil quinientos y trece, y se conserva en pergamino en el Archivo de la Ciudad. (B)

1517

3. En el año de mil quinientos y diez y siete se fabricaban en nuestra Santa Iglesia el Claustro, y la Sillería del Coro, y unas Capillas de la Iglesia: el primero se hizo de piedra muy hermosa, y fuerte, y se acabó en el año de 1559 como se manifiesta en un rótulo, que está sobré la puerta falsa de la Sala Capitular. El Coro es de madera-hermosísima, y labrado con el mayor primor; cosa, que admira a los más peritos en el arte: y las Capillas quedaron muy fuertes, y vistosas, como se admiran hoy. Habíanse caído en el año de 1508, queriendo quitar un pilar, que embarazaba la Capilla del Santo, como se manifiesta en una impetra del Obispo Don Fadrique de Portugal, y otra del Obispo Don Juan Castellanos, que pondremos en el Libro Tercero, y se conservan escritas en pergamino en nuestro Archivo. (C)

1518

4. El Papa León X, queriendo engrandecer más nuestra Iglesia, erigió otra nueva Dignidad en ella, con título de Deán, cuya Bula se despachó en Roma sub anulo Piscatoris, en el Palacio de San Pedro a doce de Abril, año sexto de su Pontificado, y de Cristo mil quinientos y diez y ocho, nombrando por su primer poseedor a Don Fernando de Palacios. Pero porque en estas dos Iglesias unidas había Deán, se mudó el título en el de Arcediano de la Calzada. El Papa Clemente VII le anexó después para su dote prestamos en el año 1523. Viernes a diez y ocho de Septiembre. Los papeles se conservan en nuestro Archivo.

§. IV

1. Don Carlos, Rey de Romanos, y Emperador, Quinto del nombre, y Doña Juana su madre, Reyes de España, queriendo favorecer a nuestra Ciudad, y mostrarse devotos a nuestro Santo, hicieron francos, y libres de tributos, que llaman: Pedidos, servicios, y derramas, a los vecinos de ella. Dice así la Real Cédula: El Concejo, e vecinos de la Ciudad de Santo Domingo, e los vecinos, e moradores, que en ella viven, e moran, e vivieren, e moraren de los muros adentro, como dicho es, sean libres, y exentos de los tales pechos, servicios, e derramas, o repartimientos. E no sean obligados a pagar, nin contribuir en ello en manera alguna, nin empadronados en ello, ni puestos, ni nombrados en las cartas de receptoría, o en otras cartas, que para ello se hubieren [246] de dar, e librar. E que caso, que sean puestos, e nombrados, e repartidoles alguna suma de maravedís, no sean obligados a los pagar, ni les sean ejecutado por ello; con tanto, que el dicho Concejo, e vecinos de la Ciudad sean obligados a tener hecha, e reparada, e aderezada la dicha Puente. (Ha dicho arriba, que tengan obligación a reparar, y conservar la Puente, que hay cerca de la Ciudad sobre el Rio Hoja, que hizo nuestro Santo) a su costa perpetuamente, e para siempre jamás, para que todos puedan pasar por ella libremente, &c. Fecha en la Ciudad de Santiago de Galicia a treinta del mes de Marzo, año del Señor mil quinientos veinte. 1520 Supieron estos Monarcas sin duda en la Santa Iglesia Patriarcal de Santiago, los muchos Peregrinos, que caminando a ella en Romería, pasaban por nuestra Ciudad, y lo mucho, que en ella se les asistía, y por esto se movieron a dar este gran Privilegio. Los mismos dos Monarcas confirmaron esta merced, y gracia por su Privilegio Rodado, vueltos de Santiago a Valladolid a veinte y cinco de Mayo del dicho año. Está el Privilegio escrito en pergamino en el Archivo de la Ciudad. (D)

1523

2. En el año de mil quinientos y veinte y tres a tres de Agosto el Papa Clemente VII erigió otra Dignidad en nuestras Iglesias Catedrales, unidas con título de Arcediano de Bilbao, a instancia del Maestro Gonzalo de Cabredo, que fue su primer poseedor, y se le señalaron préstamos para su congrua sustentación. Fue en el año primero del Pontificado de Clemente: están las Bulas, y papeles en el Archivo de nuestra Santa Iglesia. (E)

1530

3. Por los años de mil quinientos y treinta los Racioneros enteros de nuestra Santa Iglesia, que eran cuatro, como ya vimos, pidieron al Papa Clemente VII que los erigiese en Canónigos, dándoles título, y honor de tales Canónigos, supuesto, que sólo había seis, y que el numero era corto; y que a estos en cuanto a la renta, que habían de gozar los cuatro Racioneros, si fuesen hechos Canónigos, no se les hacía agravio, pues llevaban ya ración entera, como los Canónigos, siendo Racioneros. Consiguieron los dichos Racioneros enteros gracia de lo que suplicaban, y Bula en que se les concedía, mandada despachar por dicho Papa Clemente en Roma a veinte y ocho de Abril de dicho año, que fue Séptimo de su Pontificado. (F) Pero como las dos Iglesias Catedrales estaban unidas, y acaso la de Calahorra repugnaba se estuviesen los Racioneros sin poner en ejecución esta Bula, hasta más adelante, como veremos.

(A) Arch. Civit. Calceat. num. 18.

(B) Arch. Civit. Calceat.

(C) Arch. Eccl. Calceat. lit. J.

(D) Arch. Civit. Calceat.

(E) Arch. Eccl. Calceat. lit. A. num. 2.

(F) Arch. Eccl. Calceat. lit. R. num. 6.

(José González Tejada, Historia de Santo Domingo de la Calzada, Abrahán de la Rioja, Madrid 1702, páginas 242-246.)

 
Santo Domingo de la Calzada