logo Fundación Gustavo BuenoFundación Gustavo Bueno

 
SDCMMXIX

Luis de la Vega, Historia de la vida y milagros de Santo Domingo de la Calzada (1606)

 

Segunda parte de la historia de santo Domingo de la Calzada

Capítulo IIII

De otros muchos favores y mercedes, que el Emperador don Alonso hizo, a la iglesia y pueblo de santo Domingo

Las mercedes grandes y señalados beneficios que del cielo recibían, por la intercesión del glorioso santo Domingo, todos los que venían a visitar su sepulcro, obligó a muchos dellos, a que enamorados de su bienhechor, y agradecidos de tanto bien, como de él había recibido, se quedasen a vivir allí, [95v] para poder mejor servirle, y así olvidados de sus tierras, y convidando a los que ellas dejaban a que se viniesen con ellos, comenzaron a hacer la población que llamaban en aquel tiempo Burguete, quiere decir en lenguaje antiguo de Castilla, lo mismo que ahora lugar pequeño, después andando el tiempo se corrompió el vocablo, y le llamaron Malburget, y ahora que está más corrompido le llaman Marjubete.

El Rey don Alonso el VIII en un privilegio que dio a los pobladores, le llama, el Burgo de santo Domingo, y de la misma suerte le llama el Emperador don Alonso en otro muy particular que juntamente con la Emperatriz doña Berenguela su mujer, concedió estando en Nájera, treinta y dos años y seis meses menos siete días, después de muerto el santo, en que dice: que por la salud de su ánima y remisión de sus pecados, y por amor y ruego de don Sancho Obispo de Calahorra, concede y hace merced, a todos los que hubieren poblado y de allí adelante poblaren en el Burgo de santo Domingo de la Calzada, de que en las selvas, montes, [96r] pastos, yerbas y aguas, tengan la misma parte que tienen todos los lugares circunvecinos. Ítem les dio por aquel privilegio, el arroyo que bajaba al Burgo de santo Domingo, por los molinos de Fajola, sin que ninguno les pudiese quitar ni vedar cualquier aprovechamiento que dél pudiesen tener.

Este privilegio tienen guardado originalmente en el archivo de aquella santa iglesia, escrito en pergamino, y en lengua Latina, como se usaba en aquel tiempo. Fue dado en Nájera en las Nonas de Noviembre, del año del Nacimiento, de mil y ciento y cuarenta y uno, en el año séptimo de su Imperio. Y dice reinar en Toledo, León, Zaragoza, Navarra, Castilla y Galicia. Los confirmadores deste privilegio son don Sancho Obispo de Calahorra, el Conde don Rodrigo Pedrez Vellos, el Conde don Lope Díaz de Haro, y don Gutiérrez Fernández: siendo mayordomo del Emperador y de su casa Real, don Diego Muñoz, y don Miguel Feliz Mayordomo en Burgos, [96v] y don Ponce de Minerva Alférez del Rey. Escribiólo Giraldo, por mandado del Maestro Hugón, Canciller del Emperador.

Desta suerte fue creciendo y aumentándose cada día la población de santo Domingo de la Calzada, a la cual favorecieron después muchos otros Reyes de Castilla, hasta llegar a lo que ahora es. Fue muchos años el lugar de la iglesia del santo, sin que reconociese en lo temporal otro señor, hasta que después andando el tiempo, por justas causas que para ello debió de haber, quedó aplicado a la Corona Real. Hizo esta incorporación de la ciudad de la Calzada en la Corona Real de Castilla, el santo Rey don Fernando, el cual, estando en Sevilla, hizo grandes favores y mercedes, a la iglesia y ciudad de santo Domingo, por escrituras y privilegios, dados en la misma ciudad de Sevilla, año de mil y doscientos y cincuenta. Después de lo cual hizo, que el Obispo don Aznar de Calahorra, y el Cabildo de la santa iglesia de la Calzada, renunciasen el derecho que tenían al señorío [97r] de la Ciudad, y la jurisdicción de elegir Jurados, Alcaldes, y Merino: lo cual todo hicieron de muy buena gana, y lo pusieron debajo de la Corona Real como ahora está.

(Luis de la Vega, Historia de la vida y milagros de Santo Domingo de la Calzada, Burgos 1606, páginas 95r-97r.)

 
Santo Domingo de la Calzada