logo Fundación Gustavo BuenoFundación Gustavo Bueno

 
SDCMMXIX

Luis de la Vega, Historia de la vida y milagros de Santo Domingo de la Calzada (1606)

 

Historia de la vida y milagros de santo Domingo de la Calzada

Capítulo II

De la patria y origen del glorioso santo Domingo de la Calzada

Es tanta gloria y honra tener una Ciudad, o Provincia un santo su natural, o que por lo menos se haya naturalizado en ella, que no se yo que haya en la tierra cosa de las que pueden ilustrarle, que con esta se puede comparar. Todas las gentes y naciones del mundo han siempre juzgado [9r] por negocio de mucha importancia para su nombre y gloria, que de su tierra y suelo, hayan salido personas eminentes, ahora sea en armas, ahora en letras, ahora en virtud y santidad.

Bien se echa esto de ver en aquella tan reñida contienda, que las ciudades de Grecia tuvieron entre sí, sobre el pretender cada cual, que della había salido aquel tan insigne Poeta Homero. Parecíales (y no sin razón) que para ser estimadas, y tenidas en más que las otras, bien bastaba haber producido de su suelo un hombre tan eminente, a quien sin contradicción alguna todos dan la palma y gloria del más excelente Poeta que tuvo el mundo. De aquí nace, que como un santo con solo lo que es virtud y santidad, lleve conocidas ventajas a todo lo de más que la tierra tiene por excelencia y grandeza, no hay cosa más pretendida que el pretender cada cual que el mundo se persuada a que en su tierra nació un santo, o en que tienen un cuerpo santo.

En que el de nuestro Domingo esté en su ciudad de la Calzada, no hay contienda ni baraja, que es negocio conocido en todo [9v] el mundo. Aquí tenemos su cuerpo santísimo, aquí resplandece por infinidad de milagros, y aquí le visitan muchos de muchas partes, siendo muy pocos los que se vuelven a sus casas sin haber alcanzado alguna señalada merced de Dios, por la intercesión deste glorioso santo. Aquí vivió más de sesenta años, aquí murió, y aquí fue sepultado, dejando en aquella ciudad su precioso cuerpo, en prendas de lo mucho que el alma la favorece desde el cielo. Bien bastaba esto solo para juzgarse esta ciudad por una de las más ilustres y dichosas del mundo, pues goza joya tan rica, y tesoro tan precioso.

Pero más que esto le quieren dar a ella, y a la Rioja muchos de los autores, que trataron de la vida deste santo. No sólo les parece, que vivió y murió en la Rioja, sino que también nació en ella. Sobre esto son entre ellos las contiendas, y sobre esto las barajas, y ojalá no fuesen otras las que hoy corren en el mundo, y las que se llevan sin remedio tantas almas al infierno, sólo por salir con el propio interesillo de la honra, o hacienda, aunque sea [10] atropellando leyes humanas, y divinas: que pleito sobre pretender cada cual para su patria y nación un santo, y tal santo, es pleito de honra y provecho.

Yo quisiera tener algún hilo seguro que seguir para poder salir de tan intrincado laberinto, pero (como arriba tengo dicho) el descuido de los antiguos nos ha dejado tan a oscuras, que sólo podemos aprovecharnos de la luz que dan las conjeturas. Son muchas las que nos obligan a creer que este glorioso santo fue natural desta tierra, y nacido en ella: y cuando otra no hubiera más del ver, que no se fundan en alguna que sea de importancia, los de la opinión contraria, esto sólo bastaba para seguir la nuestra. Y si no sepamos ¿en qué se pueden fundar, para decir, que un santo, que vivió tantos años en esta tierra, fue natural de otra?

Si es porque algunos dicen, que es natural de Italia, del lugar llamado Villoria, en la Provincia de Calabria, como se parece colegir del rezo antiguo de la santa iglesia de la Calzada, y lo afirman el padre Pedro de la Vega, y el Doctor Villegas [10v] en la vida deste santo, esa misma razón, (y ellos no muestran otra) hago yo para afirmar que fue natural desta tierra, del lugar llamado también Villoria, en la Provincia de Cantabria. Así lo afirman fray Alonso de Venero, en su Enquiridion, el Doctor Carrillo, Canónigo Magistral de la iglesia Catedral de la Calzada, en un manuscrito de la vida que comenzó de este santo. Esteban de Garibay, Cronista del Rey don Felipe II y el Santoral de Burgos, en la vida de nuestro santo: y lo mismo se colige del rezo y memorias antiguas de aquella santa iglesia de Burgos. Pues si testigos fidedignos esfuerzan aquella parte, llano está que otros tales esfuerzan también la nuestra. Y cuando en esto se corran lanzas parejas, y quede partido el campo, sea mucho en buena hora, pero sepamos, por qué he de pensar yo que el que veo vivir, y morir en esta tierra y aquí le conocí toda la vida, es natural de otra.

Este glorioso santo vivió aquí en la Rioja, y alrededor de ella, más de setenta, o noventa años, aquí tuvo los bienes y hacienda [11] que de sus padres heredó, aquí en la Rioja los repartió con los pobres, y los gastó en obras pías, aquí pretendió ser Religioso de la orden de san Benito, en san Millán, y en Valvanera: aquí en su ciudad de la Calzada, hizo las obras tan heroicas, que cada cual se puede contar por un milagro, y grande, la Puente, el Hospital, la Calzada, y otras a este tono: aquí le conoció el mundo, y de aquí se partió para el cielo, adonde goza del premio debido a su vida tan santa. ¿Pues qué razón hay para pensar que fuese de otra nación?

De la nuestra fue, y natural de la Rioja, del lugar llamado Villoria. Y el engaño de decir que fuese de Italia, púdose fundar en el descuido de algún escribiente mentiroso, que por decir que fuese natural de Villoria en la Provincia de Cantabria, dijo, de Villoria en la Provincia de Calabria: y como Calabria y Cantabria simbolizan tanto, pudo ser fácil el yerro, pero como acontece en otros, deste pequeño nació otro mayor, que como el nombre del lugar de Villoria, es todo uno, y Calabria es en [11v] Italia, hicieron a nuestro santo Italiano. Pero sin duda no fue sino Español, natural de Rioja, del lugar ya dicho de Villoria, junto a su ciudad de la Calzada; que lo que el Doctor Basilio Sanctorum dice, que fue natural de Vitoria, Provincia de Álava, no se en que pudo fundarlo, pues ningún autor hallo que en esto le favorezca, y así pienso que fue yerro de pluma, que por decir Villoria, dijo Vitoria, siempre la verdad sale con ella, y quien la quisiere alcanzar siga la que decimos.

(Luis de la Vega, Historia de la vida y milagros de Santo Domingo de la Calzada, Burgos 1606, páginas 8v-11v.)

 
Santo Domingo de la Calzada